SMT

Sociedad Mexicana de Trasplantes


    AVISO

A PROPÓSITO DEL DÍA NACIONAL DE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS:



Marisol Robles


La voluntad amorosa

Hace seis años estaba sentada en el auditorio, vine porque ese día mi hermano, mi primer donante, recibió el reconocimiento a quienes dan, nosotros tuvimos un trasplante fallido, en ese instante volver a pensar en otro parecía muy lejano, casi doloroso. Y recuerdo escuchar las historias, ver las familias de quienes habían donado los órganos de su ser querido e ir calmando la desesperanza palabra a palabra, confiando en lo posible.

Hoy me toca estar aquí, porque se me permitió ser la voz que da las gracias infinitas a quienes estuvieron dispuestos a abrirse para salvarnos del cansancio, de la sed, de las respiraciones pausadas, del insomnio y la ansiedad, entre otras cosas.

En tres días cumplo dos años del encuentro más importante, el que me trasformó de forma absoluta, cuando apareció el órgano perfecto para mí, ese que en un segundo trasplante me devolvió el significado de la plenitud,

Mi papá murió en 1982 porque no hubo donador para él, eran otros tiempos, agradezco que hoy el dar esté más extendido, más presente, que la ciencia haya avanzado para que existan más caminos para recibir.

Pero sobre todo gracias a los donadores y sus familias, porque de su fortaleza y claridad para decidir donar en el momento más complejo, en este pérdida hay ganancias. Gracias a los donadores vivos que se aventuraron a demostrar el amor a su hermano, su mamá, su amigo de la forma más vertiginosa, en el quirófano. Gracias a los donadores no compatibles, los de la donación pareada, porque donan desde la fe ciega y su acto generoso se replica en cadenas. A mis tres donantes: mi hermano, Ray, mi prima Yuyi y Linda, a quien no conozco pero que llevo su regalo amoroso plantado en mí. Gracias al Cenatra por su labor, a Global Kidney Exhange porque me dieron un segundo pase a la vida.

Quiero decirles a quienes aún esperan que hay muchos trabajando para que la salud regrese, para que alguien más pueda recuperar la vista o sus extremidades, sus latidos, para que la esperanza no se esfume. Es todo un ejército el que lucha desde diferentes trincheras, desde la sala de operaciones, desde legislar, desde las organizaciones civiles, saben que aún falta mucho por hacer, pero entre más nos sumemos mejor será este mundo. Gracias a los doctores, a las enfermeras, a los investigadores, a las redes de apoyo, a los coordinadores de trasplantes, a esos que hilan fino para que los órganos se arraiguen.

Este septiembre mi deseo es que haya menos dudas, que no sea el miedo el factor que impida que la salud retorne, que fluya la información para que los órganos arriben, para que la ignorancia no trunque destinos. Para que existan más y más dispuestos a abrirse a vivir la experiencia del verdadero dar y recibir.

Me gustaría invitarlos a recorrer este camino de dar para ser plantado de nuevo pero antes, tengo que contarles un secreto: entre donador y receptor, cuando un órgano late en un cuerpo que no es el que lo vio nacer, se crea un vínculo divino. Y cada uno de nosotros tenemos el poder de engendrar ese milagro. La magia de ejercer la voluntad amorosa y ver cómo renace la vida. Cada uno de nosotros tiene mucho para dar y mucho para recibir.

Gracias




CONTACTANOS:

Sociedad Mexicana de Trasplantes A.C.
Cleveland 33 int. 101
Noche Buena D.F.
C.P. 03720
Del. Benito Juarez



ESCRIBENOS:

Email: secretaria@smt.org.mx
Email: secretariasmt@hotmail.com
Cel. 52 1 (55) 5998 8388
Horario de Atención:
08:00 – 14:00


Todos los derechos reservados © 2018